martes, 22 de enero de 2008

EL QUESADA SURGIDO DEL ESPACIO (II)

Buenos días, insignificantes cobayas,



Continuamos con la segunda parte del relato, aún más terrorífico y espeluznante, y si no me creéis, leed incrédulos, leed...








EL QUESADA SURGIDO DEL ESPACIO (II)









"Aquel blasfemo silbido de ultratumba me heló el alma de una forma que jamás podría haber imaginado ( no dudo ni un segundo que mis crónicos espasmos empezaron a partir de entonces), por lo que, aún a día de hoy, no encuentro explicación alguna que me haga decir la razón de donde saqué el valor para coger aquel hacha...



Baste decir que la puerta resistió sorprendentemente, pero finalmente el hacha se abrió camino, sin piedad, a través de la carcomida madera hedionda.


No ha pasado un sólo día desde entonces que arrepienta de aquello.


¿Cómo explicar en palabras el puro horror y la espeluznante sensación de pavor que me consumió al entrar en aquella.... ¿¿¿casa??

Aquello no era una casa, es imposible que a algo tan aterradoramente lúgubre, tan consumido al polvo y al tiempo, pudiera ni siquiera pensarse en llamar así. Asfixiado por un hedor ominoso, y cegado por un brillo que no podía ser de este mundo, me adentré en el interior, atrapado por robustas y asquerosamente pegajosas telarañas que crecieron fuertes años ha, libres de la mano del hombre....


Aquel brillo parecía tener vida propia, ondulaba a medida que mis emociones también cambiaban, como un grotesco espejo distorsionado de mi ser.


Toda mi alma gritaba socorro, pero continué adentrándome en aquel horror sin nombre, mesmerizado por aquel color nocivo, causante de mi perdición.


Cuando llegué a la habitación de la madre, mi estómago, que había estado luchando desde que entró en aquel rincón olvidado de la mano de dios, se rebeló, expulsando todo lo que contenía.



Ya en el umbral, quedé petrificado por el terror inefable que allí moraba. Mi faz quedó retorcida desquiciadamente, y mis ojos se salieron de sus órbitas. Escalofríos infinitos laceraron mi cuerpo y mi alma en un sinfín de locura...



La cosa que había sido la madre invadía toda la habitación, como restregada en el suelo de una forma inenarrablemente obscena, supurando un líquido verde nauseabundo que quemó mi pituitaria y mis mucosas bucales.



De repente, el hacha me sacó de mi hipnótico terror, y aquella abominación de la creación me asqueó con sus repelentes estertores, como tétricas y repugnantes flatulencias dantescas que parecían pedir misericordia. Pero que no obtuvo. En absoluto.


Manchado de aquella criatura, abandoné rápidamente el lugar, así como mi razón y salud.


Nunca volví a saber del padre, pero vigilé cada paso del hijo, esperando el momento propicio.


Al principio, no quise creerlo ( ¿¿un niño??? ¡¡no puede ser!!), y de hecho él, como si me sintiese, tardó bastante en dar muestras de lo que era de verdad.


Pero yo tenía todo el tiempo del mundo, y esperé.



Y la espera dió sus frutos,vaya si los dió.

El Quesada joven, tras eliminar a sus rivales, consiguió un puesto en Marvel Cómics como dibujante durante los 90, para después de llevar un tiempo, extender sus tentáculos, llegando a la cúspide de dicha empresa en 2000, tras la exitosa manipulación de sus superiores ( ¿ como si no hubiera sido posible que Bob Harras hubiera aprobado los horrores arácnidos y aquellas "rebuznadas" ?). Entonces ya empezó a notarse su perniciosa influencia, destruyendo de forma lenta pero paulatina la compañía, eliminando conceptos tales como la básica Continuidad, -pilar del universo marvelita- , pero muy astutamente, a la vez, consiguió solaparlo mediante éxitos calculados (como la realización del largamente esperado crossover Marvel- DC, Vengadores- JLA) , la creación de dos líneas como Marvel Knights ( que atrajo a muchos lectores veteranos) , Max ( línea de cómic más adulto), o el Universo Ultimate.




Pero el veneno estaba ahí, corroyendo el alma de la empresa , cual cáncer terminal...





El rastro de decrepitud ya se podía sentir desde hacía años, incluso llegó a afectar a grandes autores como JMS, que sin aparente razón alguna pasaron de hacer grandes trabajos, a, pecar de forma absolutamente inexplicable e incoherente...



Pero la decadencia no se quedó ahí. Ayudada a crecer en su ignominia por cruces interminables y cada vez más pésimos ( reflejo de la naturaleza del orquestador de la trama), la antaño fuerte y creativa Casa de las Ideas se tornó en poco más que un enorme cascarón sin alma, un frío y lúgubre edificio donde se hacían patentes la apatía y la melancolía por tiempos mejores.



El engendro lo estaba consiguiendo. Destruir los sueños de miles de personas le daría placer más allá de cualquier cosa. Y lo peor estaba aún por llegar...



Muchos decían que la sangre no llegaría al río, que todo era imaginación de veteranos fans, acérrimos defensores de la Marvel clásica. Ingenuos.





Y la sangre, más que llegar, inundó el río. El pasado año, el devorador de la continuidad hizo su , hasta hora, más atroz jugada, eliminando de la forma más patética posible con su maldito " Quesadazo" ,veinte años de continuidad arácnida.



Las muestras de apoyo no se han hecho esperar, y si no fuera porque mi salud ya no volvió a ser la misma tras el encuentro con su "progenitora", yo mismo le daba muerte con mi fiel hacha.



Por eso dejo aquí este testimonio, para que otro continúe mi labor. La edad ha hecho presa en mí, y noto que mi tiempo se acaba. Así que espero que quien encuentre este manuscrito sepa darle el uso que nunca pude hacerle yo, y acabar de una vez por todas con la infección que está matando a la casa de las Ideas. El mal no debe de prevalecer, cueste lo que cueste..."







¿Vaya con el amigo, eh?


Y aquí acaba esta tremenda historia, clase. No hagan ruido y salgan ordenadamente del laboratorio.